Carmen_BACAW Clone

EPÍGRAFE

Carmen Troncoso sobre su exposición

La propuesta de la instalación Entre Aire, Arcilla y Maderas de Ciertas Flautas tuvo como protagonistas a una colección de flautas devueltas a su entorno originario, su hogar primero, el bosque, en toda su diversidad de maderas y sonoridades. Sin embargo, el último día de la instalación, en la galería Norman Rea, York, febrero 2021, justo antes de comenzar a desinstalar ese ambiente que habité durante semanas de trabajo junto a Richard Kearns y Carlos Zamora, y virtualmente junto a los otros colaboradores, sentí la nostalgia de deshabitar ese mundo sutil de materialidades con agencia.

«Quise retratarme ahí, en esos bosques, y en la privacidad de la selfie guardé el recuerdo de bosques y flautas reflejados en mí, testigo de una imaginación convertida en espacio compartido.»

El recuerdo del montaje, de la instalación, quedó repartido visual y sonoramente no solamente en fotografía documentando la experiencia, sino también en material no utilizado directamente en los videos proyectados, pero que formaron parte fundamental de la génesis del proyecto: un sugerente vocabulario de sonidos y sonoridades, gestos musicales, provenientes de improvisaciones en diversas flautas y de mi voz, algunos procesados electrónicamente; fotografías de árboles y detalles de sus cortezas y raíces; fotografías de mis manos de flautista entre ramas como sugiriendo tocar maderas aún no trabajadas por los luthieres, “esos magos transformadores” – mientras las flautas actuaban fuera de mis manos, independientes, en los bosques, dialogando con troncos, aire y sonidos.

Quise hacer visible este material, y junto a Juan Francisco Troncoso e Ignacio Álvarez comenzamos a diseñar un espacio donde alojarlo y darle vida propia. Quise entonces generar diálogos nuevos, e invité a escritoras y bailarines a responder libremente a los estímulos. Magdalena Salazar, Nicole Lafourcade y Gaia Blandina escribieron poemas y textos. Incorporo también el poema sonoro Epígrafe que escribí junto a Lynette Quek, artista sonora de Singapur. Este poema recibe al visitante de la página, con un primer haiku que abre el recorrido y despega:

Rapto

Del Aire.

Vuela mi Alma.

Erick Boror de Guatemala y Francisca Tironi de Chile bailan mis improvisaciones en flauta contrabajo y flauta Paetzold respectivamente, Erick desde los bosques de su pueblo San Juan Sacatepéquez, en Guatemala, y Francisca desde su casa en el Valle del Elqui, norte de Chile.

Texto y danza son las nuevas colaboraciones que se suman a este proyecto que explora la interconectividad impulsada por la multiplicidad inherente a los actores dialogando, las capas de contenido, historia, historias, evoluciones, transformaciones, junto a las voces activas de la naturaleza: el aire, la tierra, la madera y sus crujidos, el sonar de vientos en los agujeros de las flautas, junto a pájaros.

Este proyecto es una invitación a percibir un complejo sistema de conexiones horizontales, donde la convivencia surge de la conciencia de esta interconectvidad, conciencia que nos permite dimensionar nuestro entorno alejados del enfoque antropocéntrico dominante, para comunicarnos más bien, en palabras de Ursula Le Guin, “de criatura a criatura”.

Solo protegemos lo que alcanzamos a percibir. Si abrimos nuestra percepción, si “notamos”, fabricamos vínculos que expanden nuestros cuidados y cariños.

«sentí la nostalgia de deshabitar ese mundo sutil de materialidades con agencia (…)  quise retratarme ahí, en esos bosques, y en la privacidad de la selfie guardé el recuerdo de bosques y flautas reflejados en mí, testigo de una imaginación convertida en espacio compartido»

«Solo protegemos lo que alcanzamos a percibir.  Si abrimos nuestra percepción, si “notamos”,  fabricamos vínculos que expanden nuestros cuidados y cariños.»

Respuesta Poética

En la charla DEEP IN ADMIRATION que dio Ursula K. Le Guin en la conferencia “Anthropocene: Arts of Living on a Damaged Planet”, en la University of California, Santa Cruz en mayo 2014, Ursula se refiere a la facultad de la poesía de darle voz a lo inanimado, a “las cosas”, haciendo notar la “red de conexiones, infinita pero localmente frágil, con y entre todo, todos los seres, incluyendo lo que generalmente clasificamos como cosas, objetos.”

«Poetry is the human language that can try to say what a tree or a rock or a river is, that is, to speak humanly for it, in both senses of the word “for”.  A poem can do so by relating the quality of an individual human relationship to a thing, a rock or river or tree, or simply by describing the thing as truthfully as possible.  

(… )now, both poets and scientists are extending the rational aspect of our sense of relationship to creatures without nervous systems and to nonliving beings—our fellowship as creatures with other creatures,
things with other things.»

La Instalación “Entre Aire, Arcilla y Maderas de Ciertas Flautas” construye un entorno en el que esa red de conexiones se manifiesta visible y auditivamente, reuniendo seres dialogando sin tiempo ni espacio único, fragmentados en esta virtualidad que nos conecta como hologramas cuya identidad se expande, fusiona, se complejiza en la multiplicidad. Se confunde. Dice Le Guin:

«Relationship among all things appears to be complex and reciprocal—always at least two-way, back and forth. It seems that nothing is single in this universe, and nothing goes one way. In this view, we humans appear as particularly lively, intense, aware nodes of relation in an infinite network of connections, simple or complicated, direct or hidden, strong or delicate, temporary or very long-lasting. A web of connections, infinite but locally fragile, with and among everything—all beings—including what we generally class as things, objects.»

Úrsula afirma que “la ecología de un bosque es muy delicada”, y esa ecología es sugerida – delicadamente – en el montaje. Llamé entonces a poetisas que sabía serían voz y alma atenta de las fotografías: Magdalena Salazar, Nicole Lafourcade y Gaia Blandina. Sus textos hablan de seres, habitantes del montaje, revelados desde la profundidad de capas de existencia, seres dentro de seres dentro de seres como Lynette y yo habíamos expresado en el poema sonoro Epigraph.

NICOLE LAFOURCADE

HAIKÚ ARBOLES

I
Templo enraizado
Dioses emplumados
Guardianes del canto.

Rooted temple
Feathered gods
Guardians of the chant.

II
En el pulmón rugoso de mi sombra
Llevo notas escritas.
Pájaros las cantan.

In the wrinkled lung of my shadow
I carry written notes.
Birds sing them.

III
Soy la danza del tiempo milenario
Vagina sagrada latiendo
Respiración desnuda.

I am the dance of millenary time
Sacred vagina beating
Naked breathing.

IV
Viento soplido silbido
Delinean sobre mi corteza
El jeroglífico de mi alma.

Wind, blow, whistle,
Trace over my bark
The hieroglyph of my soul.

V
Raíz curva trepadora
Hembra fragante
Adherida al tronco húmedo.

Curved creeper root
Fragrant female
Adhered to the humid trunk.

VI
Madera habitada
Sonidos secretos
Arterias latiendo.

Inhabited wood
Secret sounds
Arteries beating.

VII
Mis ojos verdes guardan
llaves para abrir
el acorde del vuelo azul.

My green eyes hold
Keys to open
The chord of the blue flight.

VIII
El hombre danza
El bosque observa
e inventa un canto que acuna en sus maderas.

The man dances
The forest observes
And makes up a chant cradled in its woods.

HAIKÚ TALLER

I
Penetro la madera
Resina fragante
Susurro del bosque.

I penetrate the wood
Fragrant resin
Whisper of the forest.

II
Metal entrando en la corteza
Dolor
Oquedades pariendo un canto.

Metal puncturing the bark
Pain
Hollows giving birth to a chant.

III
En mis manos eres latido
Soy el que saca los pájaros de tu maderalma
Soy el que te nace.

In my hands you are the beating
I am the one who takes out birds from your woodensoul
I am the one that gives you birth.

IV
¿Escuchan?
Es el árbol recordando su canción
en los susurros que guarda el aserrín.

Can you hear?
It’s the tree remembering its song
In the whispers held by sawdust.

V
Partido el tronco
Somos cientos de pequeños árboles cantores
Honrando al bosque.

Chopped up the log
We are hundreds of small singing trees
Honoring the forest.

MADERALMA

Fui la semilla caída y regada
Por aguaceros que me hicieron brote
Y ya en mi pequeñez fui canto parido.
Fui arbusto y árbol que dio flor y fruto
Fui las cuatro estaciones que me dieron sonido.
Por mis maderas ruge el manantial de un río
Y aprendí a ser cascada pasajera.

La vida que late en mi corteza se ha hecho nido pajarero
Y guardo cantos secretos de colores innombrables.
Dialogué también con el viento
En tonos infinitos
Y aprendí el susurro y el rugido del tiempo.
El silbido y el silencio son también la música de mis maderas
Maderalma de mi canto
Espíritu del eco verde que me habita.

MAGDALENA SALAZAR

SERES EN EL BOSQUE

Somos seres atraídos por el claro y el oscuro del bosque. Al recorrer no se avanza porque al andar nos sumergimos en el silencio que un único espíritu señaló como oportuno.

Las raíces se replegaron en sí mismas y todos los cantos se volvieron mudos al sentirnos. Somos criaturas desconocidas y nos observan. Los hongos absorven nuestra esencia y la evaporan por todos los rincones del bosque para reconocernos. Las ramas corren los velos de nuestros miedos y nos desnudan.

La fragilidad es nuestra única fortaleza y nos sentimos tan imponentes como una hoja que cae. Sólo así habrá un diálogo entre criaturas. El aire nos protege a todos como un capullo y la humedad nos hace respirar soncronizados en un sólo aliento. Ahora nos podemos escuchar.

BEINGS IN THE FOREST

We are beings attracted by the light and dark of the forest. We do not advance because when walking we immerse ourselves in the silence that a single spirit pointed out as opportune.

The roots retreated into themselves and all the songs became mute as we felt. We are unknown creatures and they observe us. Fungi absorb our essence and evaporate it from all corners of the forest to recognize us. The branches run the veils of our fears and strip us naked.

Fragility is our only strength and we feel as imposing as a falling leaf. Only then will there be a dialogue between creatures. The air protects us all like a cocoon and the humidity makes us breathe loud in one breath. Now we can listen to each other.

2021, Chile

GAIA BLANDINA

TORNARE

cerchi osservano
divergenti –
resine
re        si            ne
profumano di suoni nuovi
di                                                      vento
stupite di poter essere
                                          qui
                              ora e
                                             altrove
                                                               domani.

CHANGES

chan       ge
chan       ce
chan       nel

                the ancient
                        renewing through
                                   wood through heavy
                                                                      gazes

                   through running
                               after through
                                                 staying
                                                                          still.

«Solo protegemos lo que alcanzamos a percibir.  Si abrimos nuestra percepción, si “notamos”,  fabricamos vínculos que expanden nuestros cuidados y cariños.»

Respuesta Dinámica

Los videos fueron tomados con teléfonos celulares o con cámaras domésticas, como documentación espontánea durante el encierro de la pandemia en la que hacemos uso de lo que está disponible en el lugar que habitamos. En el caso de Francisca, baila desde su terreno en el Valle del Elqui; a su vez, Erick baila en los cerros cerca de su casa en Guatemala. La calidad de la imagen es, por lo tanto, mas bien baja. Lo que expresa el material es una comunión virtual, una colaboración que vincula varias soledades, que hace dialogar paisajes, sonidos, movimientos, y que comenta a destiempo a través de textos que sincronizan lo atemporal, lo desincronizado.

Es mas bien una crónica, una bitácora de un proyecto que salió a flote en tiempos tormentosos, un testimonio de multidisciplinariedad expresada en una especie de cautiverio ensanchado por la tecnología. El lugar de encuentro está en el momento de creación de cada uno de los colaboradores, en la actividad que sí es profesional, en la persona y su medio de expresión, su arte, su oficio. Por supuesto la naturaleza y sus actores, viento, aires, brisas, pájaros, tierra, sonidos y silencios, muestran sus oficios forjadores y tañedores, dialogan con los otros colaboradores, artistas. Y las flautas son protagonistas, vinculan todo con todo, desde su materialidad, sonoridades, variedad, y silenciosa agencia. Las flautas son expresivas. Los bosques son expresivos. Todo está interconectado, enraizado y flotando, tan caótica como armoniosamente.

Erick Boror, Guatemala

Francisca Tironni, Chile

Carmen Troncoso

La propuesta de la instalación Entre Aire, Arcilla y Maderas de Ciertas Flautas tuvo como protagonistas a una colección de flautas devueltas a su entorno originario, su hogar primero, el bosque, en toda su diversidad de maderas y sonoridades. Sin embargo, el último día de la instalación, en la galería Norman Rea, York, febrero 2021, justo antes de comenzar a desinstalar ese ambiente que habité durante semanas de trabajo junto a Richard Kearns y Carlos Zamora, y virtualmente junto a los otros colaboradores, sentí la nostalgia de deshabitar ese mundo sutil de materialidades con agencia.

Richard Kearns

La propuesta de la instalación Entre Aire, Arcilla y Maderas de Ciertas Flautas tuvo como protagonistas a una colección de flautas devueltas a su entorno originario, su hogar primero, el bosque, en toda su diversidad de maderas y sonoridades. Sin embargo, el último día de la instalación, en la galería Norman Rea, York, febrero 2021, justo antes de comenzar a desinstalar ese ambiente que habité durante semanas de trabajo junto a Richard Kearns y Carlos Zamora, y virtualmente junto a los otros colaboradores, sentí la nostalgia de deshabitar ese mundo sutil de materialidades con agencia.